optica zires blanco

Miopía infantil

La miopía infantil empieza a ser cada vez más frecuente en nuestro país. Se trata de un problema que afecta a un 25% de la población infantil. 1 de cada 4 niños no ve bien y muchos de ellos ni lo saben. La incidencia de miopía en un niño es un 34% mayor cuando uno de los padres es miope, pero sube al 72% de probabilidad cuando ambos padres son miopes. En el año 2050 la miopía se considerará pandémica, calculando que el 50% de la población será miope. 

CAUSAS DE LA MIOPÍA INFANTIL:

Algunas de las causas que pueden provocar dicha anomalía, o acentuar el problema si ya existe, son entre otras:

  • Antecedentes familiares de miopes.
  • El realizar pocas actividades al aire libre sin exposición al U.V.
  • Exceso de tareas o uso de pantallas muchas horas.
  • En situaciones de nacimiento prematuro.
  • Causas farmacológicas.

CONTROL DE LA MIOPÍA

Primero debemos saber que es la miopía: Anomalía o defecto del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos; se debe a una longitud axial excesiva del ojo que hace que las imágenes de los objetos se formen un poco antes de llegar a la retina.

Por ello la mejor forma de controlarla y monitorizarla es con BIOMETRÍA OCULAR, que nos ayudará a medir la longitud axial del ojo y predecir la evolución del ojo de un niño, por tanto, sabremos anticipadamente que proyección de miopía tiene ese niño y plantear el tratamiento más idóneo.

 

TRATAMIENTOS PARA LA MIOPÍA

Hay distintas armas para usar con el objetivo de frenar la evolución de la miopía infantil, como:

  • Aumentar las actividades al aire libre con exposición al U.V
  • Tratar de reducir los tiempos de esfuerzo visual de cerca, tanto en tareas como en el uso de dispositivos electrónicos
  • ORTO K (Ortokeratología)
  • Lentes oftálmicas para gafas con sistemas difractivos de frenado de miopía que ayudan a relajar la acomodación y producen un enfoque periférico en retina correcto.
  • Lentes blandas desechables de uso diurno con geometría parecida a las multifocales.
  • Tratamientos farmacológicos en colirio supervisados por el oftalmólogo.

Podemos, por tanto, asegurar que la miopía infantil es un problema creciente, que limita la actividad de algunos niños, sobre todo si la sufren y no se ha detectado todavía. Por ello, es fundamental acudir a una revisión todos los años, para comprobar que uno de nuestros principales sentidos no nos falla. 

Deja un comentario